Al jaleo

dimarts, 8 de juliol de 2008



Ya se puede decir que BK triunfa allá donde va, sale a la terraza y se va a Sant Andreu (un barrio de Barcelona que mola lo que no hay escrito), se proponen quedadas extras y las tejedoras se apuntan raudas y veloces a cualquier juerga que surja. Madre mía la que hemos llegado a liar.

Kazumi y servidora llegábamos un poco tarde ya que nos habíamos ido de pendoneo, dígase excursión a Tejidos Rossell que liquida por cierre en septiembre y a Llanes Travessera a pecar un rato más. Yendo en bus recibimos una llamada de Bruxa alertándonos que la terraza no se había montado, básicamente porque el bar estaba cerrado. Cuando llegamos encontramos a Bruxa más perdida que un pulpo en un garaje ya que no se había dado cuenta que en la terraza colindante ya se encontraban Belén, Terry y Ramón muy hacendosos ellos con proyectos y libros varios desparramados en las mesas.


Puffy en su fondo sur empezaron a llegar el resto de chicas. Da gusto ver la cantidad de caras nuevas que se ven aunque también se echa de menos a las clásicas.



Madre mía lo que me estoy enrollando, al grano pues:




Bruxa estaba liada con un chaleco que empezó el año pasado con hilo de ovillos.com supersuave que ya ha tentado a más de una a unirse a un pedido conjunto para esta semana.



A mi me estaba venciendo la gandulitis y sólo completé el asa de un bolso de ganchillo que ya tiene destinataria. El hilo es una mezcla de algodón y seda de la Barcelana que rapiñé en su momento a Bruxa en un intercambio desigual, ya le podéis preguntar porqué xDD


Kazumi continuaba liada a ganchillear pulpos para el ofrecimiento de las Puffy en ravelry al cual le acompañará una sorpresa preparada por mí y ultrasecreta hasta entonces.

SunSun (referente de los blogs tejeriles aunque no le guste) traía una chaqueta casi acabada tejida con algodón de Lanas Santa Eulalia, tienda de barrio donde no te miran mal por no entender de qué hablas y que no intentan encalomarte cualquier cosa que les lleve rondando un tiempo por el almacén. Además continuaba con sus calcetines perdidos por los amables señores de correos del swapetines, que su sorprendida no se estrese el paquete saldrá en breve.



PitiKnitz (me encanta este mote) tejía un poncho con patrón de un libro que nos enseñó y sobre el que babeamos un rato. Cuando el hilo se había enredado lo suficiente como para jugar un buen rato se dedicó a desenredarlo con la inestimable ayuda de Kazumi que sujetaba el hilo con una dignidad propia de los dioses del Olimpo.


Belén continua obsesionada con los topdown (tengo que encontrarle una traducción como sea, ¿¿alguien me ayuda??) y con reducir el número de la aguja con la que teje. Juró y perjuró que no bajaría del 6 y ya va por el 4.



En cuanto a Ramón no hay mucha novedad, los cuadrados de la manta para bebé se acumulan a buena velocidad y creo que la empezará a coser de aquí a poco. Tú puedes corasonsete!! Ya sabes que ayuda para decidir el tipo de costura no te faltará en ningún momento. A su lado se encontraba Nutsue que ya va por el segundo calcetín de los Snake socks. Ambos estuvieron cotilleando toda la sesión, ¿de qué hablarían este par? Nada malo, a nadie le pitaron los oídos jeje





Terry (a la que el corrector se empeña en llamar Ferry) traía un nuevo proyecto: un chaleco en un precioso color lila que nos enamoró a casi todas. ¿Se irá a quién sabe dónde? ¿Encontrará lo que busca? A quién quiera averiguar de qué hablo ya sabe por dónde pasarse.


Albis continuaba con la chaqueta-chaleco-vete-tú-a-saber-qué-pero-que-mola del que estuvo tejiendo la muestra en la última quedada.







A su lado, Inés venía con su bolso en lana eskimo de color rojo sangre superchulo, se me despertó un poco de envidia completamente sana por supuesto. Ana (¿es la primera vez que vienes no?) estaba liada con unos patucos de bebé que estuvo cosiendo y creo que acabó.


Respecto a las caras nuevas: siento no haberos prestado más atención, es que el fondo norte me quedaba un poco lejos entre tanta gente. La próxima vez aceptaré un justo castigo como penitencia por mi pecado.


En fin, que se contaron chistes, se habló de tallas de sujetador, me perdí una cena porque el Sr. Consorte ya me había preparado una buena comilona y no se puede pendonear tanto y creo que se disfrutó al máximo del cambio de terracita. La semana que viene volvemos al Bracafé por la comodidad de su emplazamiento en el centro de Barcelona pero con la idea de una quedada en un chiringuito de la playa… habrá que pensarlo!


Sed benévolas que es la primera vez que uso este blog y no le he cogido el tranquillo todavía. Por cierto, las estupendas fotos son de la no menos estupenda Kazumi!

Escrito por: Pushka